Para gestionar de forma óptima el agua y los fertilizantes debemos saber qué ocurre cuando los aplicamos en el terreno. Para ello disponemos de sistemas que nos permiten conocer exactamente cómo se comporta la planta en cuanto a la absorción de agua en el tiempo y a distintas profundidades.

¿Por qué medir la humedad en el suelo?

    1. Porque lo que no se mide no se puede gestionar correctamente
    2. Porque podemos adaptar el agua aplicada y la frecuencia de aplicación al consumo real de la planta
    3. Porque aumentaremos la eficiencia en el uso del agua, los fertilizantes y la energía, lo que repercutirá directamente en la cuenta de resultados.

¿Cómo monitorizar la humedad del suelo?

El movimiento del agua en el suelo y el patrón de absorción por parte de la planta se monitoriza mediante puntos de control en los que instalaremos sondas de humedad.

De los diferentes tipos de sondas de humedad existentes, aquí hablaremos de las sondas multinivel encapsuladas que llevan un sensor de humedad FDR cada 10 cm. Estos sensores miden la humedad y la temperatura del suelo cada 10 cm de profundidad. Opcionalmente, este tipo de sondas también puede medir la salinidad del suelo a distintas profundidades, lo que nos dará una idea del contenido de fertilizantes en el suelo, de su absorción por parte de la planta y de si estamos teniendo pérdidas de fertilizante por percolación profunda.

Podemos elegir sondas de diferentes profundidades según el tipo de cultivo, desde 30 cm hasta 120 cm, todas con medición cada 10 cm.

¿Cómo instalar la sonda de humedad?

Recomendamos la instalación de una sonda sin cables, con alimentación por baterías internas. Estas baterías tienen una duración aproximada de unos 2 años.

Para una instalación correcta de la sonda, sin alterar la estructura del suelo, se debe utilizar un taladro especial para ello. El taladro realiza una perforación del diámetro de la sonda, de modo que no removemos el suelo, lo que hace que la medición de la humedad y el movimiento del agua en el suelo no se vea alterado. Tenemos que dejar el suelo alrededor de la sonda intacto, tal como se encontraba antes de la instalación, para tener unos datos reales.

La forma de la sonda es tronco cónica, es decir, su diámetro es menor en la punta y mayor en el extremo superior, lo que facilita la instalación. Esta forma también facilita su retirada, si estamos usando la sonda en cultivos de una sola campaña.

¿Cómo ver los resultados?

Los datos medidos por la sonda se pueden recoger de dos formas, según la forma de comunicación elegida:

  1. Mediante comunicación bluetooth, acercándonos con nuestro teléfono móvil a la sonda y después descargando los datos en el programa.
  2. Mediante comunicación GPRS. En este caso la sonda lleva una tarjeta SIM y comunica directamente subiendo los datos a la nube.

La plataforma Irrimax Live nos permite:

  • Monitorizar la actividad radicular y los cambios de humedad a diferentes profundidades.
  • Conocer la eficiencia de los riegos y las posibles pérdidas de agua y fertilizante por percolación en profundidad.
  • Optimizar el tiempo y la frecuencia de los riegos.
  • Establecer las profundidades de las raíces activas en las distintas fases del cultivo.
  • Establecer los umbrales críticos de humedad.
  • Evitar estrés por saturación o por déficit de agua

Productos relacionados: