3 claves para una agricultura sostenible

agricultura sostenible - regaber

El sector agrícola tiene muchos retos de cara al futuro y uno de ellos es fomentar la agricultura sostenible. De acuerdo con un informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la escasez de agua afecta a un total de 3.200 millones de personas. Esta problemática tendrá un impacto significativo en las cosechas de los agricultores familiares. 

Ante ese escenario, se deben ejecutar acciones que garanticen la gestión eficiente de los recursos naturales. Desde Regaber, te hablaremos sobre las 3 claves para conseguir una agricultura sostenible. Pero primero conocerás en qué consiste este tipo de agricultura. 

¿Qué es la agricultura sostenible? 

La agricultura sostenible es una herramienta clave contra el cambio climático. La idea de sostenible no solo se refiere a obtener productos agrarios rentables. También se refiere a la producción de alimentos sostenibles para las generaciones futuras. 

Por su parte, la FAO define la agricultura sostenible como un sistema de producción agraria conservador de recursos, que se caracteriza por ser ambiental y económicamente viable. 

Para lograr la sostenibilidad, se debe promover la gestión eficiente de los recursos naturales. Además, debe garantizar ecosistemas saludables con los mejores sistemas de riego.

¿Cuáles son las 3 claves para conseguir una agricultura sostenible? 

Los desafíos mencionados dan lugar a principios claves para la transición hacia la sostenibilidad en el sector agrícola. 

1. Mejorar la eficiencia del recurso hídrico 

La agricultura es la actividad que más consume agua dulce. En promedio, el sector se ocupa del 70 % del agua que se extrae en el mundo. Ello se debe a la evapotranspiración de los cultivos. 

Para lograr una agricultura sostenible, es importante realizar una gestión eficiente del recurso hídrico. El objetivo es evitar el uso irracional de agua. 

La eficiencia en el uso del agua en la agricultura puede mejorarse de diversas maneras. Por ejemplo, la FAO aconseja usar sistemas de riego eficaces, como los sistemas de riego por goteo. Aquí podemos destacar la tubería UniRAM®, que está especialmente diseñada para el riego de precisión. 

2. Reducir la contaminación por fertilizantes

A nivel europeo, la agricultura supone un 10 % del porcentaje de emisiones de gases de efecto invernadero. Además, la agricultura ha sido responsable del 94 % de las emisiones de amoniaco en Europa en 2011. La aplicación de fertilizantes como la urea fueron la principal fuente emisora de este compuesto tóxico. 

Según la FAO, los abonos orgánicos son una alternativa para hacer frente a la contaminación agrícola. Estos son fertilizantes elaborados a partir de materias orgánicas, como restos vegetales. La ventaja de los abonos orgánicos es que protegen la biodiversidad y la fertilidad de los suelos. 

Estos son algunos de los fertilizantes orgánicos más destacados por la Asociación Española de Centros de Jardinería (AECJ):

  • Compost
  • Turba
  • Humus de lombriz 
  • Abono verde 

3. Mantener bajo control las enfermedades y plagas de los cultivos 

Según Qu Dongyu, director general de la FAO, las plagas destruyen el 40 % de la producción global de cultivos. A su vez, las enfermedades que impactan sobre los ecosistemas agrícolas afectan a la economía mundial en más de 220.000 millones de dólares. 

Algunas plagas, como el gusano cogollero, atacan a los cultivos de maíz, algodón, pimiento y tomate. El daño sucede cuando el gusano perfora los cultivos, se alimenta de las plantas y deja sus larvas. Estas producen daños intensos, pero sin llegar a matar la planta, pues el ápice de crecimiento se encuentra debajo del nivel del suelo. 

Entre la serie de recomendaciones que propone Dongyu, la más importante es la inversión en sistemas y estructuras fitosanitarias. Esto incluye la aplicación de normas internacionales de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) para proteger la biodiversidad. 

“Preservar la sanidad vegetal es fundamental para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Mantener la sanidad vegetal es una parte integral de nuestro trabajo hacia una agricultura más sostenible”, destaca. 

Desde Regaber seguimos trabajando por una agricultura más sostenible. Si te interesa conocer más sobre esta tendencia, visita nuestra web y descubre las soluciones más avanzadas para el riego sostenible.