Entre las soluciones que ofrece Regaber para mejorar la productividad en el olivar, están las herramientas para la ayuda a la toma de decisión en una agricultura que debe ser cada vez más productiva y competitiva.

Para facilitar la gestión del cultivo, estas herramientas se integran en un sistema que recoge todos los datos que le podamos ofrecer, lo que actualmente se conoce como Big Data. Pueden ser datos de sensores de humedad de suelo, datos de contadores para conocer exactamente el agua aplicada, de estaciones meteorológicas, etc.

Este sistema integral de gestión del cultivo también puede recoger datos del cultivo a nivel internacional, así como previsiones meteorológicas, de plagas, enfermedades, etc.

productividad en el olivar

Estas herramientas de agricultura digital, junto con sistemas de riegos cada vez más eficientes que ahorran agua y energía, nos van a permitir ser más competitivos y mantener una agricultura sostenible tanto desde el punto de vista medioambiental como económico.

En la jornada «Nuevas tendencias en el cultivo del olivar», organizada por Regaber y celebrada en el Palacio de Congresos de Jaén el 25 de abril, se dieron cita casi 250 personas debido al interés que suscita este tema. Expertos en el cultivo, la comercialización, las tecnologías de riego y la agricultura de precisión nos ofrecieron su visión de la situación actual y hacia dónde se dirige el sector.

Nos encontramos ante un mercado cambiante, dónde los precios del aceite están marcados por el mercado internacional. En este marco, el campo debe considerarse como una industria en la que el productor debe tener la capacidad de decidir su gestión, así como los medios técnicos para conseguir el objetivo productivo que le interese. El objetivo puede ser rentabilizar una producción pagada a 2€ el litro, adelantar la producción, buscar determinadas propiedades organolépticas, etc.

Lo importante es disponer de las herramientas que permitan decidir el objetivo.