Hortícolas

Hortícolas

Introducción

Los cultivos hortícolas, son cultivos que históricamente se han regado mediante sistemas tradicionales y era normal encontrarlos en las zonas de vega o próximas a fuentes naturales agua, tales como ríos, manantiales, etc. Son cultivos exigentes tanto en trabajos culturales, como en abonado y riego, de forma que un buen trabajo repercute directamente en el resultado final del producto. Esto hace que los cultivos hortícolas a día de hoy, sean los que mayor tecnología utilizan.

La mayor parte de cultivos en invernadero, son precisamente cultivos hortícolas, pero esta información, la pueden encontrar en la carpeta de "Cultivos en invernadero".

Más información:

pdfArtículo técnico: Suplemento Campo - El riego por goteo en los cultivos hortícolas (JUN 2016)166.03 KB

pdfArtículo técnico: Suplemento Campo - La importancia del riego en los cultivos hortícolas (JUN 2017)491.75 KB

Goteo

Al tratarse de cultivos anuales en la mayoría de los casos, habitualmente se emplean tuberías de espesor delgado, o bien cintas de riego, ya que normalmente no se contemplan inversiones para un plazo de tiempo dilatado. Por ello, lo más empleado, son cintas de riego como la MiniTody® 17/20 con goteros cada 20 o 30 cm. dependiendo del tipo de terreno o la separación entre plantas. El caudal de los goteros será de 0,7 l/h como estándar y 1 l/h en caso de marcos amplios.

Como hemos dicho, este tipo de cultivos es de los más exigentes, por lo que cada vez más la tendencia en goteo, pasa por utilizar goteros autocompensantes como el DripNET® y suelen utilizarse con espesores de pared reducidos como por ejemplo 16/40 o 16/50. De esta forma, aseguramos una uniformidad en toda la parcela independientemente de la posición del gotero y alargamos la vida útil del sistema de forma que la misma tubería se utilizará para varias campañas, utilizando las herramientas de extendido, enterrado y recogida de tuberías Efitech®.

En este caso, el caudal más habitual, es el de 0,6 l/h ya que permite conseguir bulbos más achatados, de forma que distribuye agua y abono de forma más homogénea en el sistema radicular y se pierde menos agua por percolación. La combinación de agua y abonado en las instalaciones de riego por goteo se ha mostrado como la opción más atractiva al unir mejores producciones con una reducción en los costes de instalación y mantenimiento.

Cada día es más frecuente enterrar la tubería en este tipo de productos, para conseguir un ahorro en el agua consumida, al tiempo que se mejora la distribución de fertilizantes, oxigenación del terreno y reducción de malas hierbas.

La red de transporte y tuberías secundarías, se recomienda realizarlas con tubería plana PolyNET®, que nos permite poder extender y recoger la instalación con enorme facilidad, al tiempo que garantiza la estanqueidad de las conexiones, al ser la única que dispone bases de conexión soldadas para unir las tuberías portagoteros.

Aspersión

Uno de los sistemas de riego que más ha aumentado frente al riego tradicional o riego a pie, es el riego por aspersión. A día de hoy, se busca la uniformidad en el riego, que nos permita aumentar la producción y conseguir calidad en el producto final, de forma que se está imponiendo trabajar con rotores más que con aspersores de impacto, de forma que aumentemos el coeficiente de uniformidad, la eficiencia en el riego y reduzcamos la presión necesaria y por lo tanto los costes de mantenimiento.

El riego por aspersión en cultivos hortícolas para conseguir una uniformidad correcta y superior al 90%,se está realizando mediante marcos de 12x12 o 12x15 m. siendo los modelos MegaNET® o Rotator® R2000 los más empleados.

 

Copyright © 2017 Riegos Iberia Regaber, S.A. Todos los derechos reservados.SGS ISO-14001 TPL SGS ISO-9001 TPL
Aviso legal
 |  Política de cookies  |  Tesubi, Agencia de Marketing Online