Frutales

Cítricos

Riego

Los cítricos, son uno de los frutales que más se ha estudiado en relación a su comportamiento con el riego. Debido a su relación directa entre el desarrollo de cada rama con una raíz, es muy necesario el riego del máximo volumen radicular. Requieren una humedad relativa elevada tanto en el suelo como en la atmósfera, así como luz para realizar correctamente los procesos de floración y fructificación. Por ello, con nuestra climatología, es precisa la utilización de sistemas de goteo.

RegaberCultivos Frutales Citricos 01

Las tuberías recomendadas para riego en superficie, son UniRAM® y DripNET®, destacando la primera por la dilatada vida útil que presenta y el prestigio adquirido en este cultivo.

Como estándar en el riego de los cítricos, se disponen dos líneas portagoteros por cada fila de árboles. Dependiendo de la estructura del terreno, variará la distancia entre los goteros y el caudal de los mismos. Goteros de 1,6 l/h separados 50 a 75cm es el actual modelo y que mejores resultados está obteniendo. Históricamente, se ha trabajado con separaciones de 75 a 100 cm y goteros de 2,3 y 3,5 l/h como estándar.

RegaberCultivos Frutales Citricos 02

En zonas desérticas, se ayuda de aspersión subarbórea para garantizar la humedad relativa del aire, estas técnicas son muy frecuentes en la zona de California, pero por lo general en nuestras zonas de cultivo, únicamente se precisa aumentar el volumen de agua en el suelo y el riego por goteo, nos permite optimizar la combinación agua fertilizante de forma eficiente.

Más información

Cultivo
Los cítricos se originaron hace unos 20 millones de años en el sudeste asiático. Desde entonces hasta ahora han sufrido numerosas modificaciones debidas a la selección natural y a hibridaciones tanto naturales como producidas por el hombre. Mutaciones espontáneas han dado origen a numerosas variedades de naranjas que actualmente conocemos.

RegaberCultivos Frutales Citricos 03

Clima
Presenta escasa resistencia al frío (a los 3-5 ºC bajo cero sufre bastante). No requiere horas/frío para la floración. No presenta reposo invernal, sino una parada del crecimiento por las bajas temperaturas (quiescencia), que provocan la inducción de ramas que florecen en primavera. 

Suelo
Prefiere suelos arenosos o franco-arenosos, profundos, frescos y sin caliza, con pH comprendido entre 6 y 7. No tolera la salinidad, aunque la utilización de patrones supone una solución a este problema.

Copyright © 2017 Riegos Iberia Regaber, S.A. Todos los derechos reservados.SGS ISO-14001 TPL SGS ISO-9001 TPL
Aviso legal
 |  Política de cookies  |  Tesubi, Agencia de Marketing Online